Entradas

Las comunidades de vecinos, de enhorabuena: Pagarán menos por la calefacción

Un invierno de menor crudeza gracias, precisamente, al crudo. El descenso imparable desde hace meses en la cotización del petróleo ha arrastrado en su caída al precio de todos los combustibles derivados, con especial incidencia en los de calefacción, el denominado gasóleo C, que acumula en los últimos doce meses una bajada del 25,4%, pese a todo muy inferior a la registrada en el barril de Brent, que sumaba el viernes pasado ya un desplome del 41,8%, porque cerró a 52,610 dólares, 37,8 menos que el 9 de octubre del 2014. Esto es una buena noticia para las comunidades de propietarios, que verán rebajadas sus cuotas.

Las comunidades de vecinos que utilizan el gasóleo para la calefacción central y el agua caliente encaran con cierto optimismo la inminente campaña de invierno debido a los bajos precios del combustible. Económicamente supone un respiro, tanto que algunas comunidades incluso ya han aplicado descensos en las cuotas vecinales, mientras que otras han aprovechado para realizar obras que tenían pendientes desde hace tiempo.

Los edificios han empezado en las últimas semanas a hacer los primeros pedidos de gran volumen para prepararse de cara a la llegada del frío. Las empresas están ofreciendo precios entre los 65 y 68 céntimos por litro, un coste notablemente inferior al del año pasado, en el que pagaron al inicio de la campaña de invierno una media de 77 céntimos por litro. De hecho, los precios actuales se sitúan como los bajos de los últimos seis años, ya que durante la crisis el petróleo y el gasóleo calefacción se encarecieron hasta cotas desconocidas, en el caso del combustible hasta alcanzar el euro por litro.

La relativa tranquilidad que viven las comunidades que emplean el gasóleo calefacción desde hace un año, cuando empezaron a bajar los precios, está teniendo un efecto positivo en sus cuentas. Tanto que en algunos edificios ya se ha aprobado una reducción de las cuotas vecinales, sobre todo en aquellas en las que en su momento se tuvieron que subir para hacer frente al encarecimiento del combustible en años anteriores. En otras, el mayor margen de actuación ha permitido emprender reformas para la mejora del inmueble que estaban pendientes desde hace tiempo sin tener que pedir una derrama a los vecinos.

(Fuente: Larioja.com)

Quizás también te interese:

Cómo administrar una comunidad de vecinos